helvetica diseno grafico agencia

Helvética: 60 años desde el nacimiento de esta tipografía

¿Qué tienen que ver empresas como American Airlines, Orange, BMW o Nestlé con grupos de música como Oasis o U2 y con una señal que prohíbe arrojar basura al suelo? A priori no demasiado, pero en realidad el nexo que les une es tan relevante como la manera en que se muestran al público, al menos en lo que a su marca se refiere: todas ellas usan la misma tipografía, la Helvética.

“La Helvetica es como el perfume de la ciudad; es algo que usualmente no notamos, pero que extrañaríamos muchos si no estuviese allí”, opina Lars Muller, diseñador gráfico y publicista.

Seguramente, hoy habrás leído, al menos, un par de palabras escritas con Helvética: un logotipo, un cartel publicitario en la carretera, una señal colocada en cualquier calle…su ubicuidad es tan útil como preocupante e inadecuada para algunos; “La mayoría usa la Helvética porque es omnipresente. Es como ir a McDonalds en vez de pensar en comida. Entonces comamos mierda porque está en la esquina”, considera el diseñador gráfico y tipógrafo Erik Spiekermann.

En este 2017 que estamos a punto de despedir se cumplen justamente sesenta años del nacimiento de la Helvética, quizá la tipografía más utilizada y recurrente en el mundo actual, y diez de la publicación del documental homónimo que analiza cómo surgió esta fuente, acontecimiento debido en gran parte al anhelo de conceptos como regeneración, democratización o raciocinio de una sociedad que aún se reponía de los estragos de la II Guerra Mundial.

La película cuenta con entrevistas realizadas a algunos de los nombres más relevantes del diseño gráfico actual como los ya mencionados Lars Muller y Erik Spiekermann, además de Matthew Carter, Massimo Vignelli, Stefan Sagmeister, o David Carson, entre otros.

Creada a partir de la tipografía ya existente desde finales del siglo XIX Die Neue Haas Grotesk, la Helvética es una revisión de sus formas llevada a cabo por los tipógrafos Max Miedinger y Edouard Hoffmann, y tuvo que cambiar su nombre primigenio debido al difícil encaje que su denominación germánica tendría en  Estados Unidos.

Su irrupción significó un antes y un después en el mundo de la publicidad de los años 60; como  asegura el diseñador Michael Bierut, “Para muchas corporaciones (…) fue como salir de un desierto con la boca seca de sucio polvo y que de repente alguien te ofrezca un vaso de agua clara, refrescante, destilada y fría”.

La capacidad de la Helvética de portar cualquier tipo de mensaje y de elevar su contenido, derribando las barreras gráficas, hace que se utilice tanto en campañas publicitarias con claro ánimo transgresor o provocador, como por órganos del Estado: “Los gobiernos y las corporaciones aman la Helvética porque, por un lado, les hace parecer neutrales y eficientes, y por otro la suavidad de sus letras les hace ver casi humanos.”, cree Leslie Savan, media writer.

A lo largo de los 80 minutos del documental encontraremos voces que elogian y que denostan a la tipografía; sin embargo, lo que es unánime y gratificante es la contagiosa pasión con la que los entrevistados son  capaces de analizar, crear analogías, exponer datos o incluso divagar acerca de lo que para ellos es la Helvética, la tipografía y el diseño gráfico.

Sin comentarios

Publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio, y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede obtener más información en nuestra Política de Cookies, donde existen instrucciones para que usted pueda elegir en cualquier momento qué cookies quiere que funcionen en este sitio web.    Más info
Privacidad
Abrir el chat