En todo proceso de creación de cualquier marca solemos tener en cuenta los mismos principios: las conexiones con el servicio o producto que venden o que comunican, el público objetivo al que se dirigen, las formas y colores que estimulan y potencian su valor comercial...