La identidad corporativa es la esencia de cualquier proyecto empresarial. Conoce los factores fundamentales que la componen

La identidad corporativa: fundamental en una empresa

Incluso para los nuevos, este es un concepto de sobra conocido. Pero, por si hay alguien que acaba de volver a la Tierra tras pasar sesenta años explorando el espacio, la definiremos en pocas palabras: La identidad corporativa es la representación visual de una empresa que determinará el concepto que perciba el público de la misma.

La identidad corporativa abarca una serie de elementos que trabajan de forma subsidiaria para proyectar la personalidad de la marca.

¿Es necesario que una empresa tenga una?

Depende, ¿es necesaria tu cara? Pues eso.

Al igual que tú, una empresa necesita algo por lo que ser identificada. Y ese algo hará que no pase desapercibida.

Por supuesto, esa identidad corporativa debe estar bien estudiada y trabajada; de lo contrario, pocos la tomarán en serio. Piensa en ella como un valor extra, un bonus, para la marca que estás construyendo.

Estos son los elementos que componen la identidad corporativa

Nombre

Está claro que no te llaman si no tienes nombre. Es lo primero que la gente verá de la marca, por lo que conviene que de alguna manera exprese a qué te dedicas o que genere cierto interés.

Logo

Que apoye el nombre, o que lo sustituya en caso necesario. Dentro del logo en sí mismo hay variante, como son el isologo, isotipo, el logo tipo y el imagotipo… Pero de esto hablaremos en otro artículo.

Paleta de color

Porque los colores proyectan emociones.

Hasta el gris.

Una buena elección de los colores para tu marca puede lanzarla o hacer que nadie se fije en ella. Por lo que debes elegir sabiamente, joven padawan.

Resto de piezas

Como son las tarjetas de visita, las carpetas… Todo lo que tenga relación con tu marca.

Todos estos elementos deben funcionar y trabajar en la misma dirección en todo momento, puesto que el de la identidad corporativa debe ser un plan perfecto, sin fisuras (pero de verdad).

En resumen

Contar con una identidad corporativa permite a tu empresa todo aquello sin lo cual jamás llegaría a ningún lado, porque:

  • Podrá distinguirse estéticamente de la competencia
  • Será reconocida (y, si lo haces bien, recordada)
  • Podrá vincularse a las acciones de todo aquel con quien se relacione

Ya sabes lo primero que debes potenciar en el proceso de creación junto a la creación de marca.

Sin comentarios

Publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.