Sector cinegetico redes sociales

Marketing cinegético: el papel de los influencers

El pasado 6 de octubre, en el entorno del Hotel Paseo del Arte en Madrid, se ha celebrado un encuentro con influencers y empresarios del sector cinegético organizado por Fundación Artemisan.

La Fundación promueve la gestión y conservación de especies de la fauna y  la flora a través de la investigación, comunicación y defensa jurídica, prestando especial atención al aprovechamiento sostenible de especies cinegéticas para el beneficio del ecosistema y el  mundo rural.

Desde Artemisan organizan este tipo de encuentros donde se reúnen personas relevantes en el mundo de la caza, influenciadores de opinión y profesionales que prestan servicios de marketing y comunicación a las diferentes empresas que configuran el ecosistema de especies cinegéticas en nuestro país.

Durante los últimos años los ataques al sector cinegético en general y a los cazadores y gestores en particular se han incrementado notablemente. El objetivo de Artemisan no sólo es defender al colectivo sino también ofrecer a sus miembros formación para el correcto uso de las diferentes herramientas de comunicación que existen hoy en día.

En este entorno, Toño Constantino, socio de Creativia Marketing ha impartido a los asistentes un taller para el correcto uso de este tipo de herramientas de comunicación online, enfocadas en el marketing cinegético.

En el sector cinegético la interacción de los diferentes actores hace que las actividades que se desarrollan tengan éxito, gracias a su compromiso y a su buen hacer. Son señas de identidad que a la hora de desarrollar una estrategia de comunicación, entre cazadores, influencers y personajes públicos afines al arte de la caza, configuran un ecosistema cuanto menos peculiar.

Hemos hablado sobre la importancia de cuidar nuestra reputación en todos los frentes y situaciones de la vida. El marketing trata de dar respuesta a éstas y otras cuestiones. El prestigio o estima en que somos tenidos cada uno es clave para venderse a los demás y que nos compren, ya sea el conocimiento de un producto, nuestra propia personalidad o nuestra empatía, a la hora por ejemplo, de hacer una prueba de un producto o servicio, o simplemente ser el escaparate perfecto para una campaña en defensa de las especies cinegéticas.

El sector de la caza es y ha sido muy criticado tanto por personajes públicos como por determinados grupos políticos y/o grupos de presión. Y es labor de cada uno de los que intervienen en este sector, con su reputación, sus buenas maneras, sus publicaciones, sus buenos modales, conformar un ecosistema diferente, tanto a nivel online como offline, en el que tienen cabida unas y otras posturas, siempre desde una posición de respeto a unos y otros.

En este sentido, a través de la diferentes herramientas de social media marketing, del marketing cinegético y de la comunicación debemos lograr un objetivo común: conseguir el crecimiento de nuestro negocio y aumentar la exposición de nuestras marcas. Un mayor impacto y una mayor visualización de todo aquello que hacemos generará más contactos y más ventas.

Dos mensajes importantes, que han calado entre los influencers y profesionales cinegéticos que han asistido a este taller: uno, que no se puede hacer marketing cinegético ni comunicación sin un objetivo claro; y dos, que no se puede hacer marketing ni comunicación sin conocer el target o personas a las que queremos dirigirnos.

Si hacemos el ejercicio de buscarnos en Google podremos conocer el status quo en el que nos encontramos en el buscador referencia a nivel mundial. Por eso es tan importante, hoy en día, la utilización de diferentes herramientas o plataformas que nos conduzcan a un escenario tal, en el que Google, indexando todo lo que hacemos arroje resultados, cuanto menos reales sobre nuestra personalidad digital.

A la hora de desarrollar una estrategia de marketing cinegético, nuestros actores deben tener en cuenta que una de las formas más rentables y fácil de hacerlo es mediante el uso de las redes sociales. No es un trabajo fácil, que se haga en cinco minutos. Requiere una planificación, un calendario de publicaciones, estudiar las redes sociales que van a servir a nuestro objetivo inicial, utilizar bien el lenguaje y, en algunas ocasiones, saber estar callado y no responder a ciertas provocaciones habituales en un sector como el que nos ocupa.

Las redes sociales te ayudarán a aumentar las ventas de tus productos, te costará poco, aumentará tu notoriedad y viralidad, encontrarás a tu público objetivo, tus clientes y/o seguidores te lo agradecerán, generarás confianza y fomentarás el boca-oreja y controlarás tu reputación online. Sin embargo, toma aire, tendrás que ser paciente y constante, es la clave para tener éxito.

Insistía Toño en la importancia de definir unos objetivos claros para que nuestra estrategia en el entorno del marketing cinegético tenga sentido y, no menos importante que midamos todo aquello que hacemos para tomar actuar sobre las buenas o las malas prácticas que se pueden derivar de nuestras acciones en las diferentes redes sociales.

 

Charlando durante el almuerzo posterior al taller con Michel Coya, Pilar Montero, Miguel Angel, Nazaret Rey, Mara Moreno, Lucía Rubio de la Asociación Magic Eagle y Javier Pérez Gutiérrez de El Morral del Cazador  entre otros, llegamos a la conclusión de la importancia que tiene pararse, si no lo has hecho antes, a desarrollar un ejercicio de reflexión sobre el uso de las redes sociales y el desarrollo de acciones de marketing en el entorno cinegético, en aras de lograr los objetivos que a lo largo del día desde Fundación Artemisan, organizadora de la jornada han planteado: cómo trabajar en el mundo de la caza de manera estratégica y coordinada para mejorar la imagen del sector.

by Enrique Martínez Bermejo

Sin comentarios

Publicar un comentario