Entradas

Claves para una estrategia de marketing: ¡Que no den sorpresas!

Cualquier estrategia de marketing ha de tener unas pautas a desarrollar, pero donde nos vamos a detener es en el principal cometido: la estrategia de contenidos.

Para comenzar debemos tener muy definido a qué tipo de público queremos llegar y cuáles son sus intereses, ya que podemos cometer diferentes errores si no tenemos claro este aspecto. Este será nuestro público objetivo y nuestra estrategia debe estar enfocada a facilitarle el acceso a todo tipo de información sobre nosotros, ya sea vía online o en cualquier lugar donde nuestra potencial clientela nos buscaría.

El principal objetivo de toda campaña de marketing es llegar al cliente y para ello necesitamos estar al tanto de sus necesidades e intentar producir unos contenidos que las satisfagan. No debemos caer en la tentación de decir que somos los mejores sino orientar nuestros productos/servicios al mercado de una forma realista y que se perciban como una solución a aquellos temas que se estén tratando.

En definitiva, como estrategia básica en la producción de contenidos, podríamos seguir los siguientes pasos:

  • Concretar los objetivos a conseguir teniendo en cuenta el entorno del mercado actual.
  • Segmentar el mercado, es decir, definir el público objetivo al que queremos llegar.
  • Definir el canal por el cual vamos a difundir nuestra campaña, con el objetivo de llegar de la mejor forma a nuestro target.
  • Crear un contenido de alta calidad, utilizando métodos que faciliten la información a nuestro público.
  • Tener en cuenta el presupuesto que tenemos y por tanto calcular los costes de los canales o técnicas elegidas.

10 claves para fortalecer una estrategia de Marketing

1. Define bien lo que vendes

Muchas veces podemos estar equivocados respecto a qué es lo que vende de nuestro producto y empezar una dirección de mejora totalmente equivocada.

Puede que estés pensando en invertir en mejorar la calidad de aquello que vendes cuando la gente solamente los compra por el diseño del envase. O puede que estés pensando en añadirle a tu software más utilidades cuando el cliente lo quiere por su velocidad de carga y simplicidad de uso. En este sentido, tener las ideas claras es fundamental.

2. Establece tu público objetivo

Aunque tu producto sea tan bueno que todo el mundo lo quiera comprar, lo más probable es que tu presupuesto de marketing no dé para dirigirte a todos los públicos posibles. Piénsalo bien, ¿quién es tu cliente ideal? .Y sobre todo ¿Estas teniendo en cuenta las necesidades reales de tus clientes o las que tu supones que son sus necesidades? Es importante que recaudes información vital sobre tus clientes como sus hábitos y preferencias.

3. Localiza a tu competencia

Mantén cerca a tus amigos pero aún más cerca a tus enemigos. Aunque no tengas competencia directa ,siempre hay alguien que como rival tuyo va a querer obtener el dinero de tu cliente potencial. Convence a tu público de que tú ofreces algo que el resto no.

4. Encuentra un nicho de mercado

¿Hay algún segmento en el  mercado que no está recibiendo servicios o no lo está haciendo correctamente? Si consigues identificar un nicho de mercado podrás concentrar tus esfuerzos de marketing y dominarlo, aunque seas pequeño.

5. Que te vean y te recuerden

Si no saben quién eres o no se acuerdan de lo qué vendes, difícilmente comprarán tus productos. Ten en cuenta que, según las estadísticas, un cliente potencial tendrá que ver tu producto entre 5 y 15 veces antes de pensar en él cuando le surja la necesidad. Las necesidades suelen aparecer de forma imprevista, así que cuanto antes te expongas al público mejor.

6. Tu propia imagen

Los clientes no solo deben saber que existes, también deberán tener una buena inclinación hacia ti. Especialmente si vendes algo caro o que suponga un riesgo para el cliente.

7. Mantén la concentración

Conseguirás más efectividad si te concentras en promocionar un producto en concreto y presentarlo a un público objetivo bien definido.

Acabarás gastando menos y obteniendo más de tus esfuerzos en marketing.

8. Haz lo que dices

Claro que hay que vender una imagen optimista sobre tus servicios o productos. Pero no te extrañes si presumes de buena atención al cliente o productos de calidad y la gente se queja al ver que no es así. Hay que venderse bien, pero no mentir. Una buena idea sería identificar ya tus puntos débiles y mejorarlos antes de promocionarlos. Pero si no quieres hacer ese esfuerzo, siempre es mejor que te centres en promocionar otros aspectos de tu negocio que seguro que sí cumplen esos estrictos estándares de calidad.

9. Escucha a la gente

Lo bueno de las nuevas tecnologías es poder recibir el feedback sobre tus productos y promociones. Introduce tu negocio en las Redes Sociales. Pero si no te animas siempre es bueno diseñar algún tipo de encuesta o analizar tus resultados de ventas, visitas a tu local o a tu web.

Conocer las reacciones del público sobre lo que vendes es lo más útil para saber qué funciona y qué no.

10. Se paciente pero constante

No esperes resultados de la noche a la mañana. Empezar una estrategia de marketing y llevarla a niveles superiores requiere mucho trabajo y tiempo. No creas en las soluciones mágicas. Trabaja, ve midiendo tus progresos. Así avanzarás aprendiendo.